Gastronautas en Conserva en El Café de Baluarte

¡Vaya alegría para nuestros estómagos! Un par de semanas después de los Gastronautas en Aceite, Garbancita volvía a reunirnos a todos en El Café de Baluarte para lo que sería otra magnífica velada, esta vez centrada en el mundo de la conserva.

Una vez te acercas a la plazoleta del Baluarte ya respiras el ambiente gastronómico y pronto comienza el ritual: el recibimiento de Garbancita, el etiquetado, el reencuentro con tus compañeros de gastroquedadas: Javier, los hermanos Galludo, Doña Col y Sergio… Y conocer a algunos nuevos gastronautas que seguro repetirán: Araque, y Elena y su marido.

La anfitriona pronto llama al silencio a toda la sala expectante y nos presenta a uno de los protagonistas de la noche: Patxi, de Conservas El Navarrico, al que le hicimos sentirse como Bruce Springsteen (esas fueron sus palabras) con tanto anuncio de entradas agotadas, del evento por aquí, y de que ahora sal y cuéntanos como es tu empresa, ¡qué majo!

Los abuelos de Patxi fueron lo que empezaron a hacer las conservas para el resto de vecinos del pueblo, empezando sin ninguna visión comercial y sin imaginarse que con el paso de los años El Navarrico se convertiría en una marca de conservas Gourmet con más de 100 referencias en su producción, que tienen ahora con su tercera generación familiar al frente.

Sus productos están destinados a tiendas gourmet especializadas y a la media-alta restauración, y es que no es de extrañar porque trabaja con materias primas de alta calidad y valor añadido como lo son las Denominaciones de Origen de Esparragos de Lodosa, Pimientos de Piquillo, Alcachofas de Tudela y otras, todo ello trabajándolo con el mayor de los cuidados para preservar al máximo sus características organolépticas en la conserva final.

Entre las apuestas de El Navarrico encontramos el Pimiento del Cristal, una variedad más alargada de pimiento que tiene peores rendimientos en industria (de un kilo sacan 160 gramos) si comparamos con el de Piquillo, pero que se suplen con la calidad del producto final, cosa que pudimos comprobar durante la cena. Además la empresa cuenta con la marca de productos ecológicos en conserva Monjardin.

Algo que me encanta de las gastroquedadas es que tienes al productor o al empresario a tu entera disposición para preguntarle cualquier curiosidad o duda acerca de sus productos. Se genera un debate muy positivo como el que tuvo lugar con Patxi el viernes acerca de los etiquetas y las procedencias de determinados productos hortícolas y sus lugares de envasado. Aquello parecía un foro, una clase de universidad preguntona, pero yo creo que nos sacó de dudas a todos los asistentes.

Garbancita continuó con las presentaciones con Laura, de Bodegas Urabain, una bodega familiar situada en Allo que a pesar de su juventud están consiguiendo vinos magníficos como están demostrando con los premios que han ganado. Sin duda, el ambiente, la ilusión y el cariño de padres e hijos se llega a transmitir a sus 5 caldos: un blanco, un rosado y tres tintos (joven, crianza y de autor).

Laura nos propuso una cata de dos rosados de diferente añada, del 2008 y del 2009, algo que me pareció muy acertado para hacernos ver como influye si bebemos en temporada o no el vino rosado. Pudimos comprobar que a medida que pasa el tiempo el rosado pierde calidad y por eso conviene beberlo en temporada y a principios de año. Es decir ahora mismo, a principios de año del 2010 tendríamos que beber rosados de la añada 2009. Y si alguien también se preguntaba cómo se elabora un rosado, no nos hizo quedarnos con la duda, nos guió con sus palabras a través del proceso.

¿A quién no le hizo falta la presentación? ¿Lo adivináis? Pues como ya imaginaréis, a Enrique Martínez, o Enriquito. Después de ponernos por las nubes a los bloggers, y es que como ya ha comentado Javier en su crónica nos hizo sonrojarnos, paso a presentarnos como es habitual todos los platos que íbamos a poder probar esa noche, ¡qué hambre! íbamos a comprobar como se le puede sacar un partido excelente a las conservas. Y además con un experimento fallido que luego se convirtió en algo magnífico… Mmm… ¡Ese marrasquino nitrogenado!

Bueno, entonces os empiezo a dar envidia a los que no pudistéis asistir, ¿no? Así fue la experiencia gastronómica:


En el centro de la mesa, tres incréibles productos para untar de Conservas El Navarrico: mousse de hongos, mousse de cardo con jamón y pan tumaca con ajo, todo natural, natural.


Le siguió la infusión de queso con mermelada de tomate.

Continuamos con la guerra de pimientos: Piquillos vs. Del Cristal en aceite de la variedad arbosana de La Maja.

Una crema de calabacín fue lo siguiente.

Los esparragos en tempura con alioli estaban espectaculares.

Una delicia el cubata de foie con migas de pistacho y mermelada de cebolla, ¡qué ganas ya de que lleguen los gastronautas en foie!

Alcachofas rellenas gratinadas.

La alifara continuaba, pronto dieron paso a la pasta de chipirón con salsa de hongos y tomate deshidratado de Quel, ¡qué pinta tan rica!

El plato que más me gustó fue el Carpaccio de pimiento, huevo cocinado a 63 ºC y patatas paja, ¡espectacular!

Y el último plato caliente, que sí fue caliente al final, el bacalao con pochas…

El postre fue de lo más original, una macedonia 2.0 que consistía en cerezas al marrasquino, crema de chocolate blanco y granizado de marrasquino, este último a puro de nitrógeno líquido. Me falto tiempo para robárselo a Andrea.

También estuvo muy rico el bote de melocotón en almíbar, con yogur, chococripis y mermelada de naranja.

Enrique y Desi en la cocina fueron los responsables de semejante menú, sacando el mayor partido a las conservas El Navarrico y además de disfrutarlo, no nos quedamos ni con un poco de hambre, cosa que no te imaginas cuando piensas que has pagado 12 euros por tal festín de delicias gastronómicas.

No podía faltar el sorteo de la noche donde esta vez también hubo tongo, otra vez fue a parar uno de los premios a Pilar, si es que… Ni paginitas, ni ná, ¡tongazo! Jejeje… Lo digo desde el cariño, a ver si la próxima nos toca a Andrea o a mí, que ya lo compartiremos. Ya bastante que nos obsequiaron a todos con un bote de mermelada de tomate después de tan magnífica cena.

En la sobremesa, pudimos charlar con Patxi de Conservas El Navarrico y Laura de las Bodegas Urabain acerca de sus productos, y también pudimos observar como estaban de contentos con lo bien que había ido la noche, sus productos habían triunfado en toda regla. También se acercó Enriquito con los blogueros y nos adelantó el menú del Eats & Twitts del día 22 de Febrero que se realizará en el Restaurante del Baluarte… Y me dejó más que convencido, no me lo quiero perder.

Lo único malo de la noche, y digo lo único, es que se acaba y tienes que volver a casa porque los sábados nos toca madrugar para volver pronto a Zaragoza. Pero ya llegaran los días que nos podamos quedar a cerrar El Baluarte con el resto de gastronautas blogueros, que me han contado que se lo pasan muy bien.

¡Hasta la próxima Gastronautas!

Otras crónicas | Mezlado, no agitado, Un par en la cocina, Memorias de un hombre invisible

2 Comments Posted

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*