Thumbnail
Vídeo: ¿cómo se hacen las salchichas de coextrusión?
thumbnail
Vídeo: ¿Cómo se hacen las salchichas? (hot dogs)
thumbnail
Recopilación de Legislación Alimentaria y Normas Microbiológicas (Actualización 2012)
thumbnail
Vídeo: ¿Cómo se hace el surimi y los palitos de cangrejo? ¿Y las gulas?

Vídeo: ¿Cómo se hace el vino sin alcohol?

29 de marzo de 2010
25 Comentarios

Beber de este vino no produce el efecto borroso que se hace notar en la foto.

El pasado jueves en Alimentaria tuve el dudoso placer de probar el vino sin alcohol que se exponía en uno de los stands del pabellón de Intervin. Y recalco lo de dudoso, porque no me resultó un placer organolépticamente hablando, más bien despertó mi lado de Tecnólogo de los Alimentos por conocer a fondo el proceso de elaboración de esta caldo que nace y crece en grados alcohólicos, para acabar desalcoholizado antes de llegar a nuestros paladares.

Hoy seguía teniendo la espinita clavada y me he puesto a indagar en este tema, ¿cómo retiran el alcohol del vino? ¿Qué tecnología utilizan? Pues bien, después de hacer una búsqueda lo más extensa posible en la red, he encontrado algo de material gráfico que nos permita entender con claridad como convierten los vinos en caldos sin alcohol, y parece que son dos los métodos más utilizados: la columna de conos rotatorios y la ósmosis inversa.

Columna de conos rotatorios

Imagen de previsualización de YouTube

El sistema y el vídeo en el que hemos visto el funcionamiento de desalcoholización del vino es de la empresa ConeTech.

El proceso consta de dos partes que se realizan a vacío:

  1. Extracción de los aroma. Proceso delicado, sin duda, no se quiere perder la personalidad de cada vino que marcado entre otras cosas por sus componentes volátiles.
  2. Extracción del alcohol. Se trabaja a mayor temperatura, interesa que la separación sea más rápida y la parte aromática ya está separada previamente.

Cuando finaliza la extracción tenemos hemos obtenido tres partes de lo que era el vino inicial: los aromas, el alcohol y la parte acuosa del vino. Ahora sólo habrá que mezclarlas en las cantidades oportunas para conseguir un vino con el grado alcohólico deseado y lo más equilibrado posible en cuanto a aromas se refiere.

Ósmosis inversa

La ósmosis inversa tiene como objetivo concentrar los solutos y en el caso del vino, la fase disolvente es la solución hidroalcohólica. Se hace fluir al vino a una gran presión contra una membrana con unos poros muy pequeños por los que pasa el alcohol y el agua, quedando al otro lado un sirope de vino cada vez más concentrado. Se hace pasar una y otra vez hasta obtener un caldo denso que habrá que reestructurar-disolver con agua para conseguir el producto final, un vino sin alcohol (o con una cantidad mínima de éste).

Sin duda, la Ciencia y la Tecnología de los Alimentos avanzan y dan soluciones a los problemas que ahora se nos plantean pero, ¿cómo es de necesario el vino sin alcohol? ¿Qué nos lleva a desalcoholizar un vino? Sin duda, si es para corregir esos grados alcohólicos de más que hacen perder la estructura al vino o evitar el consumo de alcohol (evitando así accidentes de tráfico o alcoholismo) me parece una buena idea, pero creo que no se podrá disfrutar (por lo menos en mi caso) de un buen vino sin alcohol.

A continuación también os he querido dejar el vídeo del proceso de obtención de vino sin alcohol de una bodega francesa “Côte de Vincent”, para que veáis el proceso real:

Imagen de previsualización de YouTube

Links intersantes acerca del tema | ConeTech, Paladar sin Alcohol

25 Comentarios

  1. Bitacoras.com:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Beber de este vino no produce el efecto borroso que se hace notar en la foto. El pasado jueves en Alimentaria tuve el dudoso placer de probar el vino sin alcohol que se exponía en uno de los stands del pabellón de Intervin…….

    29 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  2. starbase:

    Uau, muy interesante.

    Para un abstémio como yo podría ser una aproximación al vino en caso de que el resultado final fuese realmente similar al vino original.

    Como parece que no es así, carece de interés para mí. Lo cual dicho sea de paso, lamento.

    Malos sucedáneos no, gracias.

    29 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  3. ImChef.org:

    Si solo se trata de obtener sabor, ahora haran concentrados de estos vinos caldosos… pero la gente dudo que acepte algo como esto, ya que van a buscar las propiedades exhilarantes que son dignas del alcohol del vino. Si ademas no es tanto el alcohol presente en las botellas de estos tintos y blancos brebajes.

    30 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  4. Miguel Vila (Colineta):

    No existe “vino” sin alcohol. Al menos legalmente. La normativa dice que para ser “vino” debe tener como mínimo 9 o 10 grados (no estoy seguro si es una cifra o la otra).

    30 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  5. Bertus:

    Starbase, la verdad es que no lo recomiendo para nada en sustitución del vino. Es una bebida muy rara, no es como una cerveza sin alcohol en las que se nota poco la diferencia con una normal.

    ImChef.org, bueno, siempre nos queda elegir a nosotros el vino que queramos tomar, así que…

    Miguel, es cierto que legislativamente no existe ese concepto y que también se legisla el nº de grados que se pueden desalcoholizar a los vinos por estos métodos, creo que son 2 como mucho. A ver si hago una búsqueda legislativa y podemos hablar otro rato de eso.
    En cualquier caso como vino sin alcohol nos lo venden, ¿qué pone en la denominación del etiquetado? ¿lo sabes? Tengo curiosidad, la verdad.

    Un saludo

    30 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  6. Tellín:

    Genial, eres un crack!! Un saludo!

    30 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  7. wivith:

    Solo una pregunta- curiosidad…No sé como llamarla, la verdad.
    ¿Que sentido tiene un vino sin alcohol?. ¿Realmente puede existir algo así?.
    Digo yo que, sin alcohol, deja de ser vino y es Mosto o zumo de uva. ¿No?. Vamos, al menos eso me enseñaron, a mí, cuando iba al cole…. No sé igual es que como hace tantos años de aquello las cosas han cambiado…..

    Pochoncicos.

    30 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  8. Bertus:

    Tellín, ¡cuánto tiempo! Gracias!

    Wivith: Bueno, la diferencia es que a diferencia del mosto que aún no ha sido vino, el vino sin alcohol, si lo ha sido.

    Y supuestamente todos esos aromas que se forman y luego se retiran en la primera fracción le darían esas características similares al vino, pero sin alcohol. A mí no me gustó, pero todo es probarlo.

    Saludicos!

    31 de marzo de 2010 | Enlace permanente
  9. progastro:

    todo es cuestion de beberlo pero me pregunto si es bueno marear tanto a un vino??

    1 de abril de 2010 | Enlace permanente
  10. Ivan:

    Un buen elemento para los amigos de AA que desean disfrutar de una buena comida con el sabor (?¿) del vino.

    Personalmente prefiero una buena Coca Cola o un jugo de frutas para reemplazar el vino.

    7 de abril de 2010 | Enlace permanente
  11. FERNANDI:

    Yo lo he provado y me gusta. Además de la buena calidad que tiene, mejor que muchos vinos con alcohol, ¿habeis visto esta noticia?:

    Vino sin alcohol ELIVO frente a aspirina como prevención de infartos.
    “La empresa productora de vino sin alcohol, ELIVO, ha realizado estudios científicos que demuestran el efecto cardioprotector de su vino sin alcohol.”
    http://viajaryviajar.blogspot.com/2010/04/vino-sin-alcohol-elivo-frente-aspirina.html

    8 de abril de 2010 | Enlace permanente
  12. Prueba de producto: Gelatina de aceto balsámico | El Blog de Bertus:

    [...] Vídeo: ¿Cómo se hace el vino sin alcohol? [...]

    9 de abril de 2010 | Enlace permanente
  13. Bertus:

    Fernandi, sin duda el vino sin alcohol tiene algunas ventajas sobre el vino con alcohol, empezando por su menor aporte calórico. Pero te tiene que gustar, como en tu caso. Yo animo a que la gente lo pruebe, ellos mismos podrán decidir si les gusta o no, pero no creo que sea un sustito del vino con alcohol.

    Un saludo

    13 de abril de 2010 | Enlace permanente
  14. Maru:

    Yo creo que no es un substituto del vino con alcohol para la gente que lleva bebiendo vino toda su vida y le gusta y lo puede seguir haciendo, pero para las personas que no les gusta el sabor del alcohol, o que por motivos de salud no pueden tomarlo para el resto de su vida, o por una temporada, para embarazadas…etc…creo que es una buena alternativa, pues la comida (para mi y mas gente) no sabe igual si la bebes con agua o zumos…que con vino!! yo probe este vino en una degustación en un centro comercial, tanto el blanco como el tinto, y me quedo con el tinto!! un saludo a todos

    27 de abril de 2010 | Enlace permanente
  15. Pablo:

    Fuera de cuestiones sobre como denominarlo ” si vino o no vino ” lo cierto es que a mi me ha gustado; yo he probado el Pazo de Alán en tinto y el espumoso y me ha encantado; resulta una manera de poder acompañar una comida con “vino” sin beber alcohol ¡Os lo recomiendo!

    24 de mayo de 2010 | Enlace permanente
  16. Silizart:

    No le encuentro la gracia a un vino sin alcohol.
    Claro está que lo hacen de cara a gente abstémia, a chavales, etc, para intentar darle salida al vino. Pero la sensación que te queda en la garganta una vez bebido el vino es inigualable, sabor que solo te queda el alcohol. El vino engancha por el alcohol, si le quitas eso, le quitas la gracia y, para mi gusto, el nombre VINO.

    Llámalo X, no vino.

    15 de agosto de 2010 | Enlace permanente
  17. alberto:

    estos dias esta saliendo en las noticias el vino sin alcohol no se si lo habeis visto y no esta recojiendo malas criticas por lo visto.

    15 de agosto de 2010 | Enlace permanente
  18. seve:

    He probado el Ëlivo tintosin alcohol y me parece muy bueno y una idea gnialpara ñlos que nos gusta una copa de vino en las comidas y no podemos beber alcohol

    24 de agosto de 2010 | Enlace permanente
  19. seve:

    He probado el Élivo tinto sin alcohol y me parece muy bueno y una idea genial para los que nos gusta una copa de vino en las comidas y no podemos beber alcohol.

    24 de agosto de 2010 | Enlace permanente
  20. Jordi:

    Pero habeis pensado el mercado que puede tener entre la poblacion MUSULMANA…?
    SON MILLONES de posibles y potenciales clientes.

    25 de noviembre de 2010 | Enlace permanente
  21. Bertus:

    Seve, a mi no me gustó pero entiendo que si no puedes beber alcohol y te gusta el vino es la solución perfecta.

    Jordi, ¡cuánta razón!

    28 de noviembre de 2010 | Enlace permanente
  22. Alvaro Olivares:

    Sin meternos a el echo semantico de si se puede lamar vino o no a un caldo de uva desalcoholizado, pues eso seria otro tema de discucion.
    Analizemos el producto. Esta claro que un vino sin alcohol nunca podra ser sustituto sobre otro con alcohol pero lo que si es verdad y que sabemos por datos en otros paises o en otros productos viendo el caso la cerveza sin alcohol 0,0% que actualmente tiene el 25% del consumo en cerveza en españa.
    Podemos decir que existe una demanda de un producto con esta tipologia por supuesto las bodegas productoras no creen que el mercado el bebedor de vino tradicional sino otros nichos muy numerosos y potenciales de consumidores: Embarazadas, dietas,abstemios por diferentes situaciones,jovenes, profecionales del transporte, conductores en general.
    Por eso ya es una realidad en europa y eeuu productos de este tipo. Pero como siempre todo esta por hacer.

    8 de octubre de 2011 | Enlace permanente
  23. Jose Lopez:

    ¿Pude alguien decirma que es el metodo TFC y cpomo actua si es igual que de conos inversos.?

    7 de diciembre de 2011 | Enlace permanente
  24. Jesus:

    Me parece una alternativa como cualquier otra en la búsqueda de nuevos consumidores, estoy seguro de que tendrá a sus detractores que no lo consideraran vino y no lo defiendan, yo seguiré bebiendo vino con alcohol, aunque eso si en buenas cantidades.
    un saludo a todos

    9 de febrero de 2012 | Enlace permanente
  25. Tico:

    Buen tema Bertus!!!
    No lo he degustado, pero si he leido de sus cualidades para la salud, por lo tanto lo degustaré pronto.

    20 de marzo de 2013 | Enlace permanente

Dejar un comentario